Parece ser que el día 5 de marzo de este año hubo un programa de televisión, Chester in love, conducido por Risto Mejide, en el que la entrevistada era la periodista Mercedes Milá. Para aquellos que nos lean desde fuera de España y no la conozcan, se trata de una periodista muy conocida. Pese a tener una carrera más o menos “seria” hasta finales de siglo XX, desde el año 2000 es más conocida por ser la presentadora de Gran Hermano. Pues bien, esta presentadora, con una formación científica no conocida, es una ferviente defensora del libro “La enzima prodigiosa”. Este libro es uno de tantos que nos indica una maravillosa receta ideada por un prestigiosisímo médico (modo irónico, por favor) que sirve para prevenir o curar enfermedades diversas, desde el cáncer hasta la diabetes. En el programa del día 5 estaba invitado para hablar de este tema, el bioquímico, profesor de biotecnología de la UPV e investigador del  Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas José Miguel Mulet. Este bioquímico es muy conocido por su labor de divulgación, así como por su incansable lucha contra las pseudociencias. Una referencia para todos los que hacemos divulgación científica, vamos.

Reconozco que no vi el programa, veo poco la televisión y una entrevista con esta señora no se encuentra entre mis prioridades de ocio. Pero, dada la polémica, he visto algunos extractos. Cuando Risto Mejide presenta a Mulet, afirmando que han traído al programa a “alguien que piensa que te has equivocado al defender esa tesis” (en referencia a su defensa del libraco anteriormente citado), ella se coloca en una posición muy “inteligente y argumentada”: “Me da igual”. Es lo que haría cualquier persona medianamente inteligente y formada ¿verdad? Cuando nos presentan a alguien con quien confrontar puntos de vista contrarios nuestra posición inicial como seres racionales siempre es pensar “me da absolutamente igual lo que me digas, no voy a cambiar mi opinión, por muchas pruebas o argumentos que me des”. Tremendo referente para sus muchos seguidores.

mercede mila

Pero lo peor vino después. Después de que Mulet argumentara brevemente en contra de algunas de las tonterías que afirma el libro, la réplica de la ínclita periodista fue pedirle que “leyera el libro y adelgazara, porque estás gordo”. Bueno, además de brillante, muy bien educada. No voy a perder mucho tiempo calificando a esta señora. Su capacidad argumentativa y su educación barriobajera hablan por ella misma. Simplemente me parece una pena y una vergüenza que figuras públicas apoyen de manera clara y pública este tipo de patrañas pseudocientíficas. Por no hablar de la facilidad con la que cualquiera se siente capacitado para opinar de cualquier cosa… independientemente que no sepa absolutamente nada del tema, como es el caso. Lo peor es que este tipo de iletrados científicos maleducados crean afición en un país como el nuestro en el que la mayor parte de la gente casi ni sabe de qué va la ciencia. Pese a todo, pese a este tipo de respuestas y pensamientos tan pequeños en su calidad y su nivel, a los que nos gusta divulgar la ciencia y nos hemos dedicado a ella, seguiremos haciéndolo. Porque son los científicos, entre otros, los que han hecho avanzar el mundo. Y porque son los pordioseros intelectuales como Milá los que a lo largo de la Historia han supuesto un freno para la evolución de la sociedad… pero al final, siempre gana la ciencia y el pensamiento racional.

 Aquí os dejo el programa completo… pero yo no perdería el tiempo viéndolo.