La meningitis es una enfermedad que siempre genera mucha agitación en la sociedad, especialmente en los relativo a los niños. En este artículo tratamos, como siempre, de explicar los detalles en torno a la menigitis y también aclarar la información referente a las vacunas. Esperamos que os sirva de ayuda.

¿Qué es la meningitis?

La meningitis es la inflamación de las meninges y el espacio subaracnoideo. Las meninges son unas membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. Tienen tres capas: la duramadre, la aracnoides y la piamadre. Estas capas dejan entre ellas dos espacios que son el espacio subaracnoideo (entre la aracnoides y la piamadre), que contiene el líquido cefalorraquídeo, y espacio subdural (entre la duramadre y la aracnoides). Las meninges tienen varias funciones pero una de las más importantes es proteger al Sistema Nervioso Central, a lo cual colabora también el líquido cefalorraquídeo, que es un líquido transparente que además de proteger, lubrica, nutre y ayuda a la actividad eléctrica del sistema nervioso.

meningitis

Signos y síntomas

Sin querer ser exhaustivos y sabiendo que los síntomas pueden variar, podemos citar como frecuentes los siguientes síntomas:

  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Rigidez de nuca (meningismo, en ocasiones aparece tarde)
  • Letargia (paciente como adormecido)
  • Fotofobia (sobre todo en las bacterianas)
  • Convulsiones (sobre todo en las bacterianas)

En cualquier caso, el diagnóstico se hace principalmente por medio del análisis del líquido cefalorraquídeo.

¿Cuáles son las causas de la meningitis?

La meningitis puede estar provocada por bacterias, virus, hongos, protozoos o, en ocasiones, puede tener un origen no infeccioso. Según la causa, el tratamiento y la prevención es diferente.

Meningitis vírica

En general meningitis provocada por virus es menos grave que la meningitis bacteriana, aunque más frecuente. El agente causal más frecuente son los enterovirus, pero muchos otros virus pueden provocar esta enfermedad (Herpesvirus, HIV…). Estas meningitis se tratan con antivirales como el aciclovir y tratamiento de sostenimiento. Es frecuente administrar antibióticos hasta que se ha descartado que el origen de la meningitis sea bacteriano.

Meningitis bacteriana

De manera general son bastante más graves que las de origen vírico. En los niños y los adultos jóvenes, las causas más frecuentes son la Neisseria meningitidis (también conocido como meningococo) y el Streptococcus pneumoniae (también conocido como neumococo). En adultos las meningitis por Neisseria son menos frecuentes y prevalecen las provocadas por el neumococo. Las bacterias citadas son las más frecuentes, pero hay otras que también pueden producir meningitis (Haemophilus influenzae, Staphylococcus aureus, Listeria monocytogenes…).

meningitis

Meningoco. Tomado del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría

Es importante saber que la meningitis meningocócica es muy grave, con una tasa de letalidad entorno al 10% y que deja secuelas importantes entre un 10 y un 30% de los casos. Por otra parte, la presencia de la bacteria no siempre implica padecer la enfermedad. Así, aproximadamente el 5-10 % de la población general y hasta el 25 % de los adolescentes son portadores asintomáticos de la bacteria en el tracto respiratorio superior. Existen diversos factores que hacen que sea más probable desarrollar la enfermedad, como son la exposición al humo del tabaco, el hacinamiento o padecer alguna otra enfermedad.

N. meningitidis tiene a su vez diferentes subtipos. A cada uno de esos subtipos se les llama serotipos. Hay trece diferentes y los causantes de la enfermedad son los serotipos A, B, C, W135, X e Y. Según la zona geográfica, predominará un serotipo u otro:

  • En Europa, entre los años 2000 y 2014, aproximadamente el 70% de los casos eran del grupo B y entorno al 17 % del C, según datos del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades. La presencia de casos de meningitis meningocócica está en claro retroceso. Así, en el año 2000 hubo 7.031 casos confirmados en Europa y en 2015 solo 3.121.
  • En África, en el conocido como “cinturón de la meningitis” entre Senegal y Etiopía, el serogrupo A es el causante de las grandes epidemias, con una incidencia de hasta 1000 casos por cada 100 000 habitantes al año.
  • En países como Estados Unidos, Colombia, Japón o Sudáfrica, el serogrupo Y representa entre el 20 y el 50 % de todos los casos de enfermedad meningocócica. También se han descrito aumento de los casos de serogrupo Y en los países nórdicos europeos.

Vacunas frente a la meningitis

Cuando hablamos de vacunas frente a la meningitis nos estamos refiriendo a vacunas para prevenir la meningitis bacteriana.

Vacunas frente al meningococo

Actualmente en España se encuentran disponibles cinco vacunas antimeningocócicas, es decir para la meningitis causada por N. meningitidis. Son inactivadas y conjugadas (hace tiempo en nuestro post Tipos de vacunas os contamos lo que significaba que una vacuna sea inactivada y conjugada). Tres de estas vacunas valen solo para el serotipo C (Menjugate®, Meningitec® y NeisVac-C®). Las otras dos son vacunas tetravalentes, es decir, valen para hacer frente a cuatro serotipos diferentes, concretamente A, C, W e Y (Menveo® y Nimenrix®). Estas dos son de venta en las farmacias españolas desde septiembre de 2017.

bextero

Además de las anteriores se puede acceder, a través del Servicio de Medicamentos Extranjeros, a una vacuna tetravalente polisacarídica (Mencevax ACWY®), aunque ya no se utiliza, porque las conjugadas que sí están comercializadas en España son más eficaces, al producir una mayor inmunogenicidad gracias a que provocan una respuesta T-dependiente y memoria inmunológica.

La primera vacuna frente al meningococo B, Bexsero®, está también comercializada en España desde 2013, y es de venta en farmacias desde octubre de 2015.

Vacunas frente al neumococo

Disponemos en la actualidad de tres vacunas. Una de polisacáridos puros (VNP23), denominada Pneumovax 23®, que protege frente a 23 serotipos diferentes. Y dos conjugadas, una de las cuales protege frente a 10 serotipos (Synflorix®) y otra que lo hace frente a 13 serotipos (Prevenar 13®). Esta última sustituye a la de 7 serotipos que se utilizó anteriormente y es la recomendada por la Asociación Española de Pediatría. Las vacunas que contienen polisacáridos puros no inducen memoria inmunológica ni respuestas secundarias de anticuerpos y son poco inmunógenas por debajo de los 2 años de edad. Las conjugadas inducen memoria, son inmunógenas desde los primeros meses de vida y generan inmunidad en las mucosas. Son preferibles, por tanto, estas últimas.

 En España todos los calendarios oficiales incluyen:

– Vacuna frente al meningococo C

– Vacuna frente al neumococo

Desde la introducción de la vacuna conjugada para el meningococo C, la disminución de la incidencia de este serogrupo ha sido del 88,6.

No están incluidas en los calendarios de vacunación ni la vacuna para el meningococo B (el famoso Bexsero®) ni las que protegen frente a los serotipos A, W e Y, Menveo® y Nimenrix®, puestas a la venta en oficinas de farmacia recientemente. Recordemos que NINGUNO de estos serotipos es común en España, ni en Europa, por lo que no está recomendada su administración más que en casos especiales (determinados viajes…).