El pasado 1 de noviembre de 2017 se ha publicado el último informe elaborado por el Programa de Investigación de Cambio Global de EE. UU. (U.S. Global Change Research Program en su voz inglesa). Este informe es publicado cada cuatro años y es elaborado bajo un riguroso escrutinio científico. El informe confirma que hay muchas evidencias de que las actividades humanas, especialmente las emisiones de gases de efecto invernadero, son las principales responsables del reciente cambio climático observado. Una de las principales conclusiones del informe es que es muy probable que la influencia humana haya sido la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo XX.

Que el cambio climático es real, a estas alturas no debería pillar a nadie por sorpresa. La evidencia es abrumadora y el apoyo de la comunidad científica es casi unánime. El informe de 2017 no dice muchas cosas nuevas, pero está causando un gran impacto en los medios de comunicación porque está totalmente en desacuerdo con la posición del presidente Donald Trump, que ha llegado a etiquetar el calentamiento global como un engaño de China. Entre otras “perlas“ del presidente Trump nos encontramos que el pasado mes de Junio retira a EE UU del Acuerdo de París contra el cambio climático y que ha nombrado a Scott Pruitt, un aliado de los combustibles fósiles, para dirigir la Agencia de Protección Ambiental. La postura de la administración Trump es clara, la lucha contra el cambio climático no está en su agenda ¿Deberíamos preocuparnos? La respuesta es sí. El cambio climático no es un fenómeno local, lo que hace cada nación nos influye a todos y Estados Unidos es el segundo mayor emisor de CO2.

cambio climático

El informe consta de más de 600 páginas y está disponible online para todos los públicos (en inglés) en este link: https://science2017.globalchange.gov/  En este post os comentamos algunos de los puntos más relevantes discutidos en el informe.

Las temperaturas globales continúan aumentando

Hay una clara tendencia del aumento de la temperatura global. En el informe de 2014, previo al publicado el pasado 1 de Noviembre, se observó que el año 2014 fue el más cálido registrado hasta la fecha. Solamente superado por el año 2015 y después por el año 2016. Dieciséis de los años más cálidos han ocurrido en los últimos diecisiete años con excepción de 1998. Durante el periodo entre 1901 y 2016 el promedio de la temperatura global aumento en 1.8°F (1.0°C). La temperatura en las últimas décadas ha crecido mucho más rápido que en los últimos 1700 años, periodo de tiempo máximo en el que las temperaturas han podido ser reconstruidas.

Cambio Climático

Se prevén más cambios climáticos durante el resto de este siglo y más adelante. La magnitud del cambio climático en las próximas décadas está íntimamente relacionado con las emisiones de gases invernadero. Si las emisiones se reducen significativamente, el aumento de las temperaturas globales podría limitarse a 2°C o menos. Si el aumento de las emisiones continúa a este ritmo, el aumento de las temperaturas podría ser de 5°C o más. Incluso si las concentraciones de gases invernaderos se pudieran estabilizar en los valores actuales, las temperaturas promedio todavía aumentarían en 0.6°C.

Cambio Climático

Los fenómenos climáticos extremos se van a volver más comunes

La frecuencia de olas de frío ha disminuido desde principios del siglo XX y la frecuencia de olas de calor ha aumentado desde mediados de los años sesenta. La frecuencia e intensidad de los eventos de altas temperaturas a nivel global van a aumentar. También se va a producir un aumento de fenómenos de lluvias y tormentas extremas, inundaciones y sequías. La completa comprensión de algunos fenómenos atmosféricos todavía requiere más avances científicos pero también se prevé una mayor incidencia de huracanes y tifones en el Pacífico Norte y el Atlántico.

Cambio Climático

Los océanos se están calentando, acidificando y la altura de sus niveles está aumentando

Nuestros océanos han absorbido cerca del 93% del exceso de calor generado por los gases invernaderos desde mitades del siglo XX. La temperatura promedio de los océanos ha aumentado unos 0.7 °C por siglo entre 1900 y 2016. Algunos modelos climáticos prevén aumentos de temperatura en los océanos de hasta 2.7°C. El nivel del mar ha aumentado entre 16 y 21 cm desde 1900.

Cambio Climático

Los océanos se están volviendo más ácidos como consecuencia de estar absorbiendo más del 25% de todo el CO2 que emitidos a la atmósfera. Esto puede tener consecuencias terribles en los ecosistemas marinos. El incremento de la temperatura en la superficie del mar, el aumento de la altura del nivel del mar y el cambio de los patrones en las precipitaciones y los vientos están contribuyendo a la disminución de la cantidad de oxígeno en los océanos. En algunas de los modelos climáticos se prevé una pérdida de hasta un 3.5% del oxígenos de los océanos en 2100.

Aceleración del deshielo en el Ártico

Desde principios de los años ochenta, el hielo ártico ha disminuido entre un 3.5 y un 4.5% por década y se funde durante al menos 15 días más cada año. Se ha perdido más del 45% del hielo en los últimos 35 años. A este ritmo se prevé una desaparición del hielo en verano de 2040. Las evidencias indican que es muy probable que las actividades humanas hayan contribuido al deshielo en el Ártico.

Cambio Climático

Es imperativo reducir las emisiones de CO2

Las evidencias indican que las actividades humanas son la principal causa de los efectos del cambio climático mencionados anteriormente. El aumento de las emisiones durante los últimos 15-20 años ha sido consistente con los modelos predictivos menos optimistas. El crecimiento de las emisiones en 2014 y 2015 ha sido menor debido a un crecimiento económico que no se ha basado tanto en el uso del carbón. Incluso si esta tendencia se mantuviera, no es suficiente para evitar un aumento del promedio de las temperaturas por debajo de los 2oC.

cambio climático

La concentración de CO2 ha superado los 400 ppm, hecho que no ocurría desde hace 3 millones de años, cuando las temperaturas globales y niveles del mar eran significativamente mayores. A este ritmo experimentaremos concentraciones de CO2 que no se han visto en decenas de millones de años.   Las decisiones que tomemos a partir de ahora van a determinar el impacto del cambio climático en las próximas décadas. Lograr la estabilización del aumento del promedio las temperaturas globales por debajo de los 2oC supondría una disminución substancial de las emisiones de CO2 antes de 2040 y sólo lo conseguiremos si los objetivos fijados por los gobiernos en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2015 se cumplen antes de 2030.