Es muy frecuente oír hablar de lo despistados que son los científicos. Todos tenemos en la cabeza la imagen del típico hombre de ciencia (¿por qué no mujer?) desaliñado, con la mirada perdida y absorto en sus pensamientos. No se puede decir que esto sea un mito, pero sí que no es algo tan frecuente como estamos acostumbrados a creer.

En este post os contamos algunas anécdotas de científicos (casi todos matemáticos) tan absortos en sus pensamientos que a veces perdían el sentido de la realidad.

NORBERT WIENER

Fue un matemático estadounidense (Columbia, 1894 – 1964) que en los años cuarenta elaboró los principios de la cibernética, disciplina centrada en el estudio de las relaciones entre máquina y ser humano, así como en la teoría de control, el automatismo y la programación de ordenadores. Está considerado uno de los precursores de la era digital.

científico

De él se cuenta que una vez iba caminando por el campus del MIT cuando se encontró con un alumno en un pasillo que le paró y le hizo una pregunta matemática. Se metió tanto en las explicaciones que, cuando acabó, Wiener le preguntó al alumno:

– Por favor, dígame ¿de qué dirección venía yo cuando nos encontramos?

Cuando el alumno le indicó de dónde procedía, el profesor le comentó:

– ¡Ah! Entonces ya he comido.

Steven G. Krantz, matemático también, narra otra anécdota del profesor Wiener. La familia se mudaba a otro vecindario. La esposa del profesor, como le conocía bien, le recordó con varias semanas de antelación qué día se iban a mudar y la víspera se lo recordó de nuevo. No contenta con eso, y desconfiando de la memoria de Wiener para las cosas mundanas, cuando esa mañana salió a trabajar  le puso en un papel la nueva dirección de su casa. A lo largo del día Wiener encontró un mejor uso para la notita que le había puesto su mujer en el bolsillo. La utilizó como papel en sucio para anotar una respuesta a un alumno que le había hecho una consulta matemática. Cuando salió de trabajar se dirigió, como siempre, a su antiguo hogar y por supuesto encontró la casa vacía. Tras llamar a la puerta varias veces, miró por la ventana a ver si había alguien centro y se dio cuenta de que no había muebles. Tras unos minutos de duda, recordó que su familia se había mudado y no desaparecido, como temía en un principio. Así que pensó en buscar ayuda y se acercó a una niña que lo miraba desde la acera.

– Niña ¿podrías decirme dónde se ha ido la familia que vivía en esta casa?

La niña le respondió:

– No te preocupes papá: mamá supuso que perderías la nota y me envió a buscarte.

NOTA: la parte en la que Wiener no reconoce a su hija parece no ser cierta, sino una exageración añadida después al resto de la historia real.

NIELS BOHR

Fue un físico danés (Copenhague, 1885 – 1962), considerado como uno de los más importantes físicos teóricos contemporáneos. Sus trabajos teóricos y prácticos sobre el átomo han hecho que se le considere uno de los padres de la bomba atómica. Obtuvo, en 1922, el Premio Nobel de Física “por su investigación acerca de la estructura de los átomos y la radiación que emana de ellos”. Su hijo, Aage Niels Bohr fue físico igualmente y también recibió el Premio Nobel, en 1975.

científico

Tanto Niels Bohr como su hermano Harald destacaron de jóvenes en diversas disciplinas atléticas. Harald, matemático, llegó a jugar al fútbol con la selección nacional danesa y aganar una  medalla de plata en los Juegos Olímpicos de 1908. Es en el ámbito de lo deportivo cuando surge una anécdota que nos ilustra sobre lo despistado (o la inmensa capacidad de concentración) que podía tener Niels Bohr. Estaba disputando un partido contra un club alemán. Niels jugaba de portero y  durante el partido la mayor parte del juego se desarrollaba en el campo alemán. En un momento dado, sin embargo, el balón fue rodando hacia la portería danesa. Cuando todos esperaban que Niels Bohr saliese y lo atrapase, él siguió parado en la potería, dedicando su atención a uno de los postes. Menos mal que un espectador grito a Bohr para sacarle de su “concentración” y que así pudiese atrapar el balón. Preguntado sobre el partido sobre esta circunstancia,  afirmó que repentinamente se le había ocurrido un problema matemático que le absorbió tan intensamente que había hecho algunos cálculos en el poste de la portería.

DAVID HILBERT

David Hilbert (Wehlan, 1862-1943) fue un famoso matemático alemán, cuyo trabajos desembocaron en la concepción de los espacios de infinitas dimensiones llamados espacios de Hilbert, base del moderno análisis funcional. Igualmente, contribuyó al desarrollo de la metamatemática, como método para establecer la consistencia de cualquier sistema formal. Fue director del Instituto Matemático de la Universidad de Gotinga, que acogía en esa época a los mayores talentos matemáticos de  todo  el  mundo.  Ya  anciano,  cuando  los  nazis  llegaron  al  poder,  se opuso al despido de los colegas judíos.

científico

Los  despistes  de  Hilbert  eran  bastante conocidos entre sus colegas y sus estudiantes.  Uno  de  sus  estudiantes  contaba que una tarde, cuando Hilbert y su mujer se estaban preparando para recibir a los invitados para una cena, ella le dijo que se cambiara la corbata que llevaba, porque no la consideraba presentable. Los invitados fueron llegando, pero Hilbert no salía de su habitación. Cuando finalmente fueron a buscarle, le encontraron dormido en la cama. Cuando le despertaron, explicó que, cuando se había quitado la corbata había seguido con la rutina diaria, que era desnudarse, ponerse el pijama y acostarse para dormir.

En otra ocasión, el profesor Hilbert recibió en su casa a otro profesor que acababa de llegar a la Universidad de Gotinga. Cuando el invitado llevaba unos minutos charlando con el profesor, éste decidió que la visita ya se había prolongado bastante, así que cogió el sombrero de su invitado, se despidió cortésmente y se fue de su propia casa.

ALBERTO P. CALDERÓN

Matemático argentino (Mendoza, 1920-1998) reconocido como uno de los matemáticos más influyentes del siglo XX. Es conocido por sus contribuciones al análisis matemático. Fue fundador de la Escuela de Análisis de Chicago.

científico

Una vez estaba dando clase, muy concentrado, como era habitual. En la mano derecha tenía la tiza con la que iba escribiendo en la pizarra y en la derecha un cigarrillo.  En un momento determinado tuvo que borrar la pizarra y tras coger el borrador, acabó con  el cigarrillo en la mano derecha y la tiza en la izquierda (cambiados de mano). El profesor Calderón, obviamente, no se percató del cambio de posición de los objetos en sus manos, puesto que estaba pensando en el desarrollo de la demostración que estaba impartiendo. Como podemos imaginar, unos instantes después le dio una calada a la tiza. El resto de la clase la pasó explicando teoremas con los labios manchados de blanco.

PAUL ERDőS

Matemático húngaro Paul Erdős (1913-1996) que realizó contribuciones importantes en teoría de números, combinatoria, teoría de grafos, análisis, geometría y teoría de conjuntos.

científicos

Paul Erdős tenía por costumbre llamar por teléfono a otros matemáticos, no importa en qué parte del mundo vivieran, sin tener en cuenta la hora que era. Le daba igual que fuera de día o de noche. Se sabía de memoria cada uno de los números de teléfono de sus colegas de disciplina. Sin embargo no era capaz de acordarse de los nombres de sus interlocutores. Tan solo había una persona a la que llamaba por su nombre. Bueno, en realidad no era su nombre. A Tom Trotter, matemático estadounidense, le llamaba Bill.

Una vez Erdős se encontró con un matemático, al que le preguntó de dónde era.

 

  • De Vancouver – le respondió éste.
  • ¡Ah! Entonces conocerá usted a mi buen amigo Elliot Mendelson
  • Yo soy tu buen amigo Elliot Mendelson