La triste realidad es que estamos perdiendo la guerra contra las pseudociencias. La triste realidad es que la mitad de los españoles cree que la homeopatía funciona. La triste realidad es que periodistas “celebrity” como Mercedes Milá, creen que tienen algún crédito para opinar sobre ciencia. La triste realidad es que charlatanes como Pámies, sin conocimiento médico ni formación de ningún tipo, recetan curas “milagrosas” para curar el cáncer.

Yo personalmente no consigo entender como es tan fácil para estos charlatanees, magufos y estafadores  hacer llegar su erróneo y peligroso mensaje. Y como sin embargo para que la divulgación científica cale en la gente hace falta exprimir hasta la última gota  de creatividad posible. Estamos perdiendo la guerra pero estamos ganando algunas batallas con iniciativas como lo son por ejemplo #pintofscience para acercar la ciencia a los bares o algunas otras de las que os hemos hablado en anteriores posts: Larga vida al Heavy Metal, Science Kombat: El videojuego definitivo y Nanocar Race: la Fórmula 1 a escala de nanómetro.

En este post os quiero hablar de otra batalla ganada por la creatividad de la divulgación científica. La historia de Jeremy el caracol “de izquierdas” o de cómo hasta en tabloides de Reino Unido se está hablando del sexo entre caracoles. ¡Empezamos!

La geometría y la simetría están muy presentes en la naturaleza. Todos hemos visto caracoles en el campo, jardines, paseando o de excursión. Si alguna vez habéis observado a un caracol de cerca os habréis dado cuenta de que la concha tiene forma de espiral. De lo que a lo mejor no os habéis dado cuenta es de que en la inmensa mayoría de los caracoles la espiral de su concha es en el sentido de las agujas del reloj o  “de derechas” (ideologías políticas aparte). O quizás sin saberlo habéis presenciado la anomalía de nuestro protagonista de hoy, Jeremy. Jeremy es distinto a la inmensa mayoría caracoles, la espiral de su concha es en el sentido contrario a las agujas del reloj o de “de izquierdas”. Es posible que esta anomalía se de solamente en uno de cada millón de caracoles.

caracol ciencia

¿Quién es Jeremy “the lefty”?

Jeremy es un caracol de jardín inglés (del tipo Cornu aspersum), vive en la universidad de Nottingham y presenta la anomalía de concha “de izquierdas”. Jeremy tiene el apodo de “the lefty” cuya traducción del inglés significa de izquierdas (ideología política) y también zurdo. Y su nombre, Jeremy, podría venir de Jeremy Corbin líder del partido político británico laborista de ideología de izquierdas. Quizá os estéis preguntando cuál es el problema de tener una espiral en el sentido contrario. Resulta que el hecho de tener una concha con la espiral “de izquierdas” implica que todos los órganos de Jeremy incluyendo los reproductores se encuentran en el lado opuesto al del resto de los caracoles y esto significa que el pobre Jeremy ¡No se puede reproducir! A no ser que lo haga con otro caracol que presente la misma anomalía. Por lo menos los caracoles son hermafroditas, es decir, tienen tanto órganos reproductores masculinos como femeninos. Así que Jeremy, aunque solo se puede reproducir con otro caracol entre un millón, no tiene que preocuparse de si es un macho o una hembra.  Parece que el pobre Jeremy no lo tiene nada fácil.

Creatividad en divulgación científica o como tener a la prensa hablando del sexo de los caracoles.

Y aquí es donde me quito el sombrero. Angus Davidson, profesor asociado de genética evolutiva de la universidad de Nottingham en octubre de 2016 decide lanzar una campaña para “ayudar a encontrar el amor” al pobre caracol de la anomalía genética que solamente se da en uno de cada millón de caracoles. Jeremy hasta tiene su propia cuenta de twitter: Shellebrity snail@leftysnail (https://twitter.com/leftysnail). Juego de palabras incluido, Shell concha en español y shellebrity jugando con las palabras Shell y celebrity, celebridad en español. No se vosotros leyendo pero yo estoy disfrutando y muerto de risa escribiendo este post.

caracol ciencia

¿Y qué pasa? Pues que la prensa no se resiste a una historia de amor complicada. Y tenemos a BBC news con el titular (video incluido sobre el pobre Jeremy) “Help find Jeremy the ‘lefty’ snail a mate”, en español, “Ayuda a Jeremy el caracol zurdo a encontrar pareja”. En España también se comentó, por ejemplo en este artículo “Se busca pareja para Jeremy, el caracol ‘zurdo’. Googleas un poco y empiezas a ver cosas en la red sobre Jeremy en varios idiomas. Titulares de cachondeo en plan  “el pobre caracol solitario que morirá virgen”. Y ya sabemos el poder que tiene la palabra “sexo” en los medios. Tened cuidado que podéis pensar que estáis leyendo sobre sexo y acabar aprendiendo algo de genética.

La historia no acaba ahí. Poco después de lanzar la campaña para encontrarle pareja a Jeremy aparecieron dos candidatos con la misma anomalía de concha con espiral de izquierdas. Los candidatos son un caracol  inglés de Ipswich llamado Lefty y un caracol mallorquín llamado Tomeu. Y uno piensa, final feliz para Jeremy que seguro tiene suerte y encuentra el amor con alguno de los otros dos caracoles, que al fin y al cabo tienen el mismo problema que Jeremy para reproducirse. Y pasó lo siguiente, los otros dos caracoles ignoran al pobre Jeremy y se reproducen entre ellos. Yo ya no puedo más, me caigo de la silla. Y la prensa a día de hoy sigue hablando del tema. Estos son titulares recientes de los periódicos ingleses The Telegraph y The guardian respectivamente: “Jeremy, the rare lefty snail caught in a love triangle, is left out in the cold” y “Jeremy the lonely, left-coiling snail loses out in love triangle”, en español vienen a decir que el pobre Jeremy fue dejado a un lado en el triángulo amoroso con sus dos pretendientes. Otra perla periodística es el titular del diario francés Libération: “La misère sexuelle de Jem, l’escargot anglais impossible à apparier”, en español: La miseria sexual del caracol inglés Jem (Jeremy) que es imposible de aparear. El propio profesor Angus Davidson, que lleva 20 años estudiando la genética de los caracoles ha sido invitado a la radio para hablar de las miserias sexuales del pobre Jeremy.

Señores y señoras, ladies and gentlemen, con toda la tontería desde octubre de 2016 se ha hablado de ciencia, de genética y de biología ¡de los caracoles!  Con todo el cachondeo y lo que queráis pero Angus Davidson ha DIVULGADO (con mayúsculas) su ciencia en varios idiomas, en la radio, en la televisión, en periódicos y en internet. Y eso es lo que hace falta, creatividad e ingenio para que la ciencia llegue a la gente. Seguid divulgando ciencia sin importar el tema, sin importar su relevancia porque la triste realidad es que estamos perdiendo la guerra contra las pseudociencias. Seguid divulgando porque al menos las batallas que ganamos son épicas.

Al final hubo algo de final feliz, Lefty y Tomeu tuvieron más de 170 bebes, curiosamente, ninguno de ellos con la anomalía de espiral de izquierdas lo que indica que el gen de espiral de derechas es dominante y que a pesar de que ambos padres eran de espiral de izquierdas alguno de ellos tenía genes de espiral de derechas. El profesor Davidson cree que en próximas camadas podría obtener nuevos individuos de espiral de izquierdas. Esperamos que Jeremy finalmente encuentre el amor, porque al igual que su anomalía cuando encuentras a la pareja adecuada también suele ser una entre un millón. Me despido de este post con una foto del orgulloso/a padre/madre Tomeu con algunos de sus bebes. La foto fue tomada por el propio Angus Davidson.

caracol ciencia